SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Al borde de la desesperación están cientos de familias damnificadas por el huracán Irene en San Cristóbal, los cuales alegan estar padeciendo por hambre y otras necesidades.

El hedor y la contaminación amenaza a estas personas con provocarles otro problema, alegan que los ríos Nigua y Yubazo los dejaron vivos pero la insalubridad los va a matar.

[flv:http://www.noticiassin.com/wp-content/uploads/2011/08/HAMBRE-HIST-KD.flv 500 295]

Afirman que la comida que le llevan no alcanza para todos, no tienen medicinas, ropa ni agua potable.

Los que pudieron salvar un colchón o fueron privilegiados con los pocos que han repartido las autoridades, son los privilegiados.

A pesar de esta realidad el gobernador de la provincia, Gamalier Montás insiste en que a los afectados se les esta satisfaciendo las principales necesidades.

Mientras los afectados hacen filas para recibir un ticket del Plan Social de la Presidencia, pero lo que se supone le entregarán con este, nunca llega.