Con la llegada de las vacunas contra el COVID-19 justo seis meses después de que el PRM llegara al gobierno, comenzó a disminuir la incidencia de un virus desconocido, lo que para muchos es el punto más luminoso de la actual gestión.

SANTO DOMINGO.- A dos años de gestión del gobierno del presidente Abinader, quien llegó al poder en plena pandemia, el Plan Nacional de Vacunación contra el COVID-19, es considerado uno de los principales logros en materia de salud, sin embargo, las autoridades no han podido cumplir con el inicio de la Atención Primaria y el presupuesto que recibe el sector sigue siendo insuficiente para mejorar el sistema sanitario del país.

Con la llegada de las vacunas contra el COVID-19 justo seis meses después de que el PRM llegara al gobierno, comenzó a disminuir la incidencia de un virus desconocido, lo que para muchos es el punto más luminoso de la actual gestión.

Y es que en su interés de prevenir la propagación de la pandemia, hasta el mes de febrero pasado, el Estado había invertido cerca de 133 mil millones en el plan de vacunación.

El remozamiento de infraestructuras hospitalarias y equipamiento es otro de los avances que exhibe el gobierno; de acuerdo con el Servicio Nacional de Salud en los dos años de gestión se han invertido más de 5 mil millones de pesos para tales fines.

Otro aspecto positivo que se destaca es el cumplimiento de la promesa del jefe de Estado de afiliar a dos nuevos millones de personas al Régimen Subsidiado del Seguro Familiar de Salud, así como el reciente aumento de las coberturas de los gastos médicos catastróficos de uno a dos millones de pesos por cada uno de los eventos cubiertos en el Plan Básico de Salud, que beneficiará a más de siete millones de afiliados.

Pero los desaciertos del gobierno del presidente Luis Abinader en materia de salud no se quedan a un lado y entre ellos figuran las deficiencias del sistema nacional de emergencias 911, así como y la escasez de los medicamentos de alto costo, lo que ha aumentado las quejas de los pacientes con enfermedades catastróficas.

Pese a que el gobierno destaca la inversión en la red pública de servicios de salud, las quejas ciudadanas tanto por el deterioro como desabastecimiento en los hospitales e incluso en las boticas populares están a la luz del día, según autoridades sanitarias de la pasada gestión.

La frecuente huelga de los médicos por, sin lugar a dudas, es otro escollo que enfrenta el sistema de salud.

Los galenos consideran que la designación de enfermaras, bionalistas y médicos en para distintas áreas debe de ser una prioridad.