OUANAMINTHE, Haití.- La ciudad de Ouanaminthe, al noreste de Haití ubicada a 600 metros de la provincia dominicana de Dajabón, enfrenta una masiva migración interna de haitianos de pueblos deprimidos de ese país, lo que ha comenzado a preocupar a distintos sectores locales.

Muchos haitianos residentes en Ouanaminthe dicen que el progreso que ha experimentado su comunidad, luego de las fuentes de empleos que se han creado y otras infraestructuras públicas, está atrayendo a muchos de sus compatriotas que están abandonando sus pueblos para desplazarse a la cercanía de la frontera dominicana.

Limber Cruz y Miguel Angel Torres, director de Proyecto y encargado de Operaciones del parque industrial Compagnie Development Industriel (CODEVI), que instaló en Ouanaminthe el consorcio dominicano Grupo M en 2003, dijo que actualmente emplean a 6.500 haitianos y que además son generadores de otros 32.500 empleos indirectos.

Los dos ejecutivos dijeron que la llegada de ese parque de zona franca ha mejorado significativamente la calidad de vida de los habitantes de esta ciudad.

En ese contexto, explicaron que antes de llegar a Ouanaminthe, la mayoría de los haitianos vivían en chozas de barro con techo de lata, lonas y hojas de palma, pero que ahora muchos las están remodelando con cemento y zinc.

También expresaron que las calles del entorno del pueblo fueron asfaltadas, hay un hospital que cada día trata de mejorar los servicios de salud a los haitianos y el comercio se ha dinamizado en forma extraordinaria, aparte de otros proyectos que están en carpeta para mejorar la calidad de vida de las personas que habitan en el lugar.

Mercedes Carmen Capellán, ejecutiva del Grupo dominicano M que auspicia el parque industrial de Ouanaminthe, declaró que están en desarrollo proyectos futuros de crecimiento continuo como la creación de más puestos de trabajo, programas de desarrollo estratégico de la ciudad, cultura de exportación.

También, facilidad de tratamiento de agua, un hospital general, proyectos de promoción de condiciones sanitarias, guardería, mejoras de infraestructura de carreteras, entre otros planes.

El intelectual haitiano Louis Jirana Batiste dijo que los haitianos que residen en Ouanaminthe tienen que acostumbrarse a seguir viendo un masivo desplazamiento de sus compatriotas que viven en otras localidades, deprimidas por la falta de empleos y servicios tan imprescindibles como hospitales, energía eléctrica, sistema de agua potable y calles en buen estado.

"Mucha gente que vive en Ouanaminthe ve a sus compatriotas que se desplazan de otras partes del país como si fueran extranjeros, pero eso es una confusión, una ignorancia, porque en ninguna parte del mundo ninguna personal es extranjera en su país", indicó.

En ese contexto, explicó que si un haitiano cruza a la provincia dominicana de Dajabón sin la debida autorización, las autoridades de ese país tienen el debido derecho de arrestarlo y repatriarlo, pero que sus pares haitianas no pueden hacer lo mismo con los nacionales que emigran de otros lugares de Haití.

"Si en Ouanaminthe están los medios importantes para que la gente subsista sin mayores contratiempos, lo lógico es que vendrán muchas personas de todas partes y nadie puede reprocharle porque están en su tierra", insistió.

Un responsable del Departamento de Migración en el noreste de Haití, confirmó a Efe que muchos haitianos quizás por ignorancia llegan al organismo pidiendo que devuelva a Puerto Príncipe a muchos haitianos que llegaron a esta comunidad después del terremoto del 12 de enero del 2010, al acusarlos de cometer hechos delictivos.

"Le hacemos saber que eso es imposible, porque se trata de criollos que han venido de otras partes atraídos por las facilidades de vida que encuentran aquí, pero que la misión de Migración es velar por regular la entrada y la presencia de extranjeros en nuestro territorio, no de nacionales", insistió el funcionario migratorio.

Los obreros Jean Pierre Wildado y Mercellus Joseph dijeron que con la llegada de Codevi, el estilo de vida de los habitantes de esta ciudad ha cambiado significativamente y que eso está incentivando a muchas personas de otras zonas del país a establecerse en Ouanaminthe y que hay gente que no asimila ese fenómeno