Las familias dominicanas claman a las autoridades un reordenamiento de la institución del orden desde adentro y de manera integral

Por Gabriela Andújar

SANTO DOMINGO.- Pese a que el gobierno anunció una serie de medidas a implementar con el fin de garantizar la integridad física de las personas arrestadas, residentes de distintos barrios del Gran Santo Domingo permanecen incrédulos con respecto a su efectividad e insistieron que la única solución es un reordenamiento a la Policía Nacional.

Así lo expresó Juan Hernández, al considerar que el instalar cámaras en los cuarteles policiales, como una de las medidas inmediatas por parte de las autoridades, para garantizar la seguridad de los detenidos, no será suficiente.

A diario en los barrios populares de la capital ocurren altercados entre los agentes policiales y sus residentes, quienes afirman en muchas ocasiones son detenidos por las patrullas, y al no ceder a las peticiones de los agentes, son conducidos a los destacamentos sin haber cometido ninguna infracción.

La forma de actuar de los agentes policiales, no sólo dentro de los cuarteles, sino también en el perímetro donde realizan sus recorridos las patrullas motorizadas, mantiene aterrorizados a los residentes, sobre todo, a los que transitan en motocicletas.

Con el propósito de que la ciudadanía se sienta más segura, las familias dominicanas claman a las autoridades un reordenamiento de la institución del orden desde adentro y de manera integral a todo su personal.

El comisionado para la reforma policial, José Vila del Castillo aseguró que se logrará un cuerpo policial transformado que inspire confianza y brinde seguridad, pero llevará tiempo, al señalar que no se pueden cambiar 85 años de cultura y dejadez en tan sólo tres semanas