Al igual que otros pasajeros indicaron que muchas personas también suspenderán sus viajes en estas vacaciones.

SANTO DOMINGO.-Se aproxima la Semana Santa, y tras dos años condicionados por la pandemia, los choferes del transporte interurbano esperan que durante el asueto aumente el flujo de pasajeros, mientras que el limitado presupuesto de los viajeros disminuye las posibilidades de aprovechar ese descanso para visitar a sus familias en el interior.

 “Si usted los que consigue no le alcanza ni para comer porque la cosa mira como está… es para que no vaya a ningún lado”, dijo una pasajera.

Así se expresó la señora María Salomé, al manifestar que debido al limitado presupuesto que maneja mensualmente, en esta ocasión tendrá que privarse de visitar a sus parientes durante el asueto.

Al igual que otros pasajeros indicaron que muchas personas también suspenderán sus viajes en estas vacaciones.

Sin embargo, tras dos años limitados por la pandemia, en los que transportaban una cantidad mínima de pasajeros, los choferes de las guaguas interurbanas esperan que las personas aprovechen esta Semana Santa para viajar hacia el interior.

De su lado, los encargados de las paradas indicaron que, debido al impacto de la crisis, el flujo de pasajeros ya no es el mismo y actualmente las guaguas tardan hasta 40 minutos para llenar al menos la mitad de los asientos.

Actualmente, desde la capital, los pasajes para la zona Sur oscilan entre 400 y 600 pesos, los del Cibao entre 300 y 400 pesos, mientras que los del Este cuestan hasta 350 pesos.

Los chóferes expresaron que pese al aumento de los carburantes, hasta el momento los pasajes tienen el mismo precio del año pasado y esperan mantenerlos durante el asueto, a fin de  atraer a una mayor cantidad de viajeros.