Los moradores de la capital se mostraron de acuerdo con que el sector transporte y los alimentos junto a los artículos de primera necesidad no sean afectados por los impuestos.

Por Oliver Balbuena

SANTO DOMINGO.- Ciudadanos de diferentes estratos sociales y laborales consultados se oponen a una inminente reforma fiscal, pues aseguraron que haría insostenible la vida para la masa pobre en la República Dominicana.

El presidente Abinader ha confirmado que se necesita esta reforma, entre otras razones, para aumentar los ingresos del Estado ante los gastos que ha tenido el país para combatir la pandemia del Covid-19.

“Estamos totalmente en la quiebra; ¿él viene a pensar en reforma? Que piense que el país se está cayendo a pedazos”, fue la reacción de Franklin, un padre de familia, ante la posibilidad de aplicar una reforma fiscal en el país.

Otros ciudadanos consultados sobre el tema, coincidieron en que el bolsillo de los dominicanos no aguantaría más impuestos.

Ante la perfilada como inminente reforma fiscal, moradores de la capital se mostraron de acuerdo con que el sector transporte y los alimentos junto a artículos de primera necesidad no sean afectados por los impuestos.

Con respecto a las afirmaciones del presidente Abinader de que “los que más tienen tendrán que pagar más”, algunos están incrédulos de que pase, otros respaldarían la medida.

Por otro lado, Mercaderes advirtieron además, que no se quedarán de brazos cruzados y existe la posibilidad de que realicen protestas y manifestaciones si aumentan estos impuestos.

Mientras, diferentes sectores consultados solicitaron a las autoridades regularizar los precios de la canasta básica pues aseguraron siguen por el cielo.