Se recuerda que los galenos explicaron que realizarán esta paralización de labores tras de haberse sentado a dialogar durante 4 meses en aras de entendimiento que no afectase los servicios de salud.

SANTO DOMINGO.-Luego de no llegar a un acuerdo con las autoridades, el Colegio Médico ratificó la paralización de labores en contra de todas las ARS a partir del próximo miércoles, por lo que más de 4 millones de usuarios no recibirán atenciones médicas durante dos días.

Mientras, el presidente de la Asociación de Clínicas y Hospitales Privados pidió llegar a un acuerdo y que también sean incluidos en el reajuste de beneficios.

Mientras el gremio de salud no descarta profundizar su lucha, este miércoles y jueves los pacientes privados no necesitarán tener a mano sus carnets de seguro para ser atendidos en las clínicas y si desean recibir asistencia tendrán que pagar el total de su consulta.

"El medico va a su consulta, atiende al paciente como privado. Posteriormente ese paciente le hará un reclamo a la ARS pertinente para pedir un desembolso", manifestó Waldo Ariel Suero.

Los médicos dijeron que el pasado jueves sostuvieron un nuevo encuentro con los Ministerios de Trabajo y Salud Pública, así como con la Superintendencia de Salud y Riesgos Laborales, además de las ARS, donde no llegaron a un acuerdo.

El presidente de la Asociación de Clínicas y Hospitales Privados, Rafael Mena, respaldó las demandas del Colegio Médico dentro de las cuales están un 60 por ciento de los tarifarios, apertura de los códigos, entre otras reivindicaciones.

"Nosotros tampoco hemos recibido ningún reajuste y en el Congreso tenemos más o menos hablando de la modificación a la ley 87-01…no quisiera pensar que se nos está tomando de estúpidos o tomándonos el pelo y burlándose de nosotros", sostuvo Mena.

Debido a este paro de labores, en todas las clínicas privadas no habrá consultas ni cirugías electivas y solo serán atendidas las emergencias y los pacientes en estado crítico.

El Colegio Médico reiteró su disposición al diálogo y la concertación con las autoridades pero con una propuesta mínimamente digna.