En otro aspecto, Feliciano Lacen, calificó de valiente la idea de construir una verja fronteriza entre Haití y República Dominicana como el inicio de respuesta a los problemas de inmigración ilegal.

SANTO DOMINGO.-  El presidente del Consejo Dominicano de Unidad Evangélica (CODUE) consideró como de esperanzador y al mismo tiempo lleno de desafíos y retos, las acciones presentadas y ejecutadas por el presidente Luis Abinader durante su primer año de gestión, y valoró como positivo los esfuerzos realizados desde el Poder Ejecutivo en materia de salud pública, educación, justicia y transparencia en el manejo de los fondos públicos.

El pastor Feliciano Lacen Custodio, sostuvo que hace falta deseo de todas las “fuerzas vivas de la nación”, a fin de que existan voluntades, consenso para realizar los cambios estructurales y la deuda acumulada de los diversos problemas que afectan a los dominicanos en cuanto a seguridad social, salud, calidad de vida, y el cumplimiento del “imperio de la ley”, entre gobernantes y gobernados.

El presidente de CODUE, es de opinión que se necesita tiempo, voluntad y mucha disposición para llevar a cabo el pliego de las 12 reformas presentadas por el mandatario en su discurso, aunque entiende que la reforma de salud, la seguridad social, el pacto eléctrico, el fortalecimiento de una educación de calidad, el problema del agua, el sistema de transporte funcional y seguro, el cambio en la Policía Nacional que no puede esperar más tiempo.

Además, hacer frente de manera urgente a los incrementos de los artículos de primera necesidad, el aumento de los combustibles, el alza de los materiales de construcción y que la reforma fiscal anunciada no perjudique a la población como ha sucedido en administraciones pasadas, donde se carga a la población con impuestos que afectan de forma directa la calidad de vida de las familias.

En otro aspecto, Feliciano Lacen, calificó de valiente la idea de construir una verja fronteriza entre Haití y República Dominicana como el inicio de respuesta a los problemas de inmigración ilegal, narcotráfico y tránsito de vehículos robados, no obstante, se deben establecer mayores controles para evitar el tráfico de influencias y negocios ilícitos que se hace entre ambas fronteras.

“Es necesario seguir fortaleciendo los esfuerzos y lograr la protección de la integridad territorial, contrarrestando las fuerzas externas que quieren dañar nuestra independencia, y que laceran y amenazan constantemente la soberanía de la nación”. Añadió el presidente de la entidad eclesiástica.