Las provincias que presentan mayor posibilidad de grandes aguaceros y que el COE colocó bajo alerta verde son: El Gran Santo Domingo, San Pedro de Macorís, La Romana, La Altagracia, Monte Plata, San Cristóbal, Hato Mayor y El Seíbo.

Por Héctor de la Cruz 

SANTO DOMINGO.- La incidencia de una vaguada y campos nubosos asociados a la tormenta tropical Earl, provocaron que el Centro de Operaciones de Emergencias mantenga a ocho provincias en alerta verde debido a que pueden ocurrir aguaceros dispersos, acompañados de tormentas eléctricas y ráfagas de viento  aisladas en distintas regiones del país durante las próximas 24 a 48  horas.

Las provincias que presentan mayor posibilidad de grandes aguaceros y que el COE colocó bajo alerta verde son: El Gran Santo Domingo, San Pedro de Macorís, La Romana, La Altagracia, Monte Plata, San Cristóbal, Hato Mayor y El Seíbo.

Aunque algunos residentes en zonas vulnerables están conscientes del peligro que significa vivir en esos sectores en temporada de lluvias, aseguran que gracias a los avances tecnológicos de los últimos años, se pueden preparar para cualquier eventualidad.

Huracán San Zenón

En tanto, se recuerda que este tres de septiembre se cumplen 92 años del huracán San Zenón que fue bautizado como el batatero y dejó al menos tres mil muertos en el país.

El fenómeno atmosférico fue calificado como categoría cuatro y entró a tierra dominicana por el sur del país en horas de la tarde.

San Zenón provocó inundaciones y destruyó puentes, calles, carreteras, puentes, casas, redes eléctricas.

Algunos expertos atribuyen que la gran cantidad de muertos ocurrió debido a que las personas en su mayoría vivían en casa de madre, pero también a qué durante pasó del ojo del Ciclón mucha gente salió de los refugios a ayudar a los heridos y ver los daños.

Luego del paso del Huracán la gente no podía asimilar leo nivel de los daños y la cantidad de muertos que había que había dejado San Zenón en su paso por la República Dominicana.

Al registrarse una cantidad tan alta de muertos y que dificultaba tanto registro de los mimos como el rescate de los muertos, las autoridades tomaron la decisión de llevar los cadáveres a donde hoy es el Parque Eugenio María de Hostos donde se recomendó si incineración.

La Onamet también informó que la tormenta Daniel por su posición, distancia y desplazamiento no ofrece peligro para el país.