La peste porcina africana no tiene cura, ni existen vacunas para prevenirla, por lo que se dispuso el sacrificio de los cerdos donde se detectó el foco de contagio para evitar su propagación. 

Por: Gabriela Andújar

SANTO DOMINGO.- Subir el precio a sus menús o disminuir la porción de carne en sus platos del día, son las alternativas que evalúan los dueños de comedores y puestos de pica pollos para paliar el aumento del precio del pollo y su escasez, tras detectarse la peste porcina africana en el país.

Las amas de casa aseguran verse en la necesidad de sustituir este alimento por otros.

Cruz María Peñaló afirma que antes de la peste porcina, los platos del día del comedor en el que trabaja  que contenían piezas de pollo costaba 200 pesos, pero tras el aumento de esta carne el negocio no lo aguanta, por lo que se vieron en la obligación de subirle el costo a sus menús.

Por la queja de los comensales, quienes por el momento no están demandando la carne de cerdo, algunos comedores por temor a perder su clientela no le han subido el precio a sus platos, sin embargo optaron por sustituir la carne de pollo por otros alimentos.

Por su parte, las amas de casa consideran un abuso el alza del precio del pollo, ya que es un alimento clave en la canasta básica y ahora han tenido que reemplazarlo para no alterar el presupuesto que tienen destinado para su dieta diaria.

Otras en cambio, aunque no cuentan con suficientes recursos económicos para comer diariamente esta carne, tienen que adquirirla a pesar del costo para bien alimentar a sus familias.

Tanto las amas de casa como los propietarios de los negocios de comida, esperan que las autoridades competentes tomen medidas inmediatas para controlar la peste y así los consumidores pierdan el miedo a consumir la carne de cerdo.

La Comisión Oficial para el Control y Erradicación de Brotes de la peste porcina africana, informó esta semana que llegó al país un equipo de alta tecnología donado por el gobierno estadounidense, que puede detectar la enfermedad porcina en un plazo de no más de 48 horas.

La comisión, también dio inicio al plan de contingencia para el control de focos de contagio en granjas y criaderos de traspatio.

La peste porcina africana no tiene cura, ni existen vacunas para prevenirla, por lo que se dispuso el sacrificio de los cerdos donde se detectó el foco de contagio para evitar su propagación. 

Este próximo martes, el ministro de agricultura Limber Cruz, iniciará la entrega de compensación económica a los productores cuyos cerdos han sido sacrificados.