SANTO DOMINGO.- Pese que se mantiene el dinamismo en las arterias comerciales de la capital con motivo del Día de las Madres, los comerciantes guardan la esperanza que las compras aumenten durante el sábado y domingo.

Entre las medidas tomadas en los establecimientos comerciales se encuentra la higienización de manos y zapatos de los clientes que al momento de entrar porten mascarillas, y en algunos la toma de temperatura.

De acuerdo con algunos dueños de pequeñas tiendas, para evitar aglomeraciones no permiten más de cinco personas dentro del local.

Otros Indicaron que los clientes que han llegado al establecimiento evitan pasear por los pasillos y optan por comprar rápido y salir lo que ha contribuido a evitar los grupos de personas.