Foto de archivo

SAN JUAN, República Dominicana.- El otorgamiento de un permiso para instalar dos bombas y extraer agua del Rio San Juan, podría dejar sin el preciado liquido a los  hogares de esa comunidad

El permiso le fue otorgado a una compañía de la familia Castillo para irrigar unas tres tareas de aguacate en la comunidad de Dormidero.

Según la junta de regantes del valle de San Juan y la directora regional de INAPA, las consecuencias serían catastróficas para la población.

Los regantes dijeron que se trata de diez pulgadas de agua que dejará de recibir tanto la ciudad como los agricultores.

Dijeron que fruto de los trabajos, los equipos derribaron una capa natural, que ya es imposible de restablecer.

Los trabajos están próximos a la obra de toma del acueducto de la ciudad.

La encargada de INAPA dijo que ya los efectos de dichos trabajos se están sintiendo, pues la semana pasada sacaron de servicio el acueducto de la población.