Dos envejecientes y dos personas del área de salud, se convirtieron en los primeros en recibir la tercera dosis de la vacuna anti COVID en el Centro Olímpico.

SANTO DOMINGO.- Aún con dudas de la población y con apenas el 35 por ciento de los adultos con la dos dosis de la vacuna anti-COVID, este jueves inició la aplicación de la tercera inyección al personal de salud y personas mayores de 18 años con comorbilidades, con lo que las autoridades buscan detener la propagación de las nuevas variantes del virus, especialmente la Delta, considerada la más peligrosa por su alto nivel de contagio.

Dos envejecientes y dos personas del área de salud, se convirtieron en los primeros en recibir la tercera dosis de la vacuna anti COVID en el Centro Olímpico.

Con 86 años, Irsa de Peña, acudió al centro para acompañar a su empleada de servicio a vacunarse con la segunda dosis y tras enterarse de que estaban aplicando el refuerzo, sin pensarlo aprovechó la oportunidad.

Con su bata azul, Erwin García, médico pediatra, tampoco dudó en ponerse su tercera dosis de Pfaizer, en compañía de su esposa.

Dentro de las directrices para esta nueva jornada está que: para recibir el refuerzo tanto el personal de salud como los mayores de 18 años con comorbilidades deben cumplir con cuatro semanas en caso de haberse inoculado con Sinovac y tres meses los de AstraZeneca.

Pese al esfuerzo de las autoridades de proteger a la población de las variantes del Coronavirus, algunas personas continúan renuentes a recibir una tercera dosis.

En lo puestos de inmunización se continúa con la aplicación de la primera y segunda dosis. El país lleva 7.7 millones de dosis aplicadas, según la estadística del Plan Nacional de Vacunación.