Así lo dejó saber el órgano acusador este jueves, el cual ha solicitado penas que van desde cinco a diez años de prisión para los seis procesados por los sobornos de los 92 millones de dólares por parte de la referida empresa.

SANTO DOMINGO.- Que se establezca una condena justa y ejemplar es lo que espera el Ministerio Público para los implicados en el caso de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht en República Dominicana.

Así lo dejó saber el órgano acusador este jueves, el cual ha solicitado penas que van desde cinco a diez años de prisión para los seis procesados por los sobornos de los 92 millones de dólares por parte de la referida empresa.

“Esperamos una condena basada en las pruebas, basada en las evidencias que se han presentado, que les demuestre a los y las dominicanas que en este país el que es corrupto, el que toma dinero público, no sale impune, y que le demuestre a los que vean este proceso que, si tienen conductas similares, tendrán consecuencias similares”, recalcó Mirna Ortiz, coordinadora de Litigación de la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (Pepca).

Asimismo Ortiz  calificó de “totalmente vacías” las contrarréplicas de las defensas al Ministerio Público.

En ese sentido, señaló que los argumentos de los abogados “en nada han afectado el caso del Ministerio Público, y seguimos igual que como siempre, firmes y en espera de una condena justa que es lo que el Ministerio Público le ha pedido al tribunal”.

Explicó que el soborno quedó claramente demostrado con las pruebas testimoniales y, también, con todo el esquema documental que demostró la ruta del dinero que sale de Odebrecht para pago de corrupción y llegó a las cuentas del imputado Víctor Díaz Rúa, a través del abogado Conrado Pittaluga, así como a las de Ángel Rondón y de los legisladores.

El juicio que se conoce en el Primer Tribunal Colegiado del Distrito Nacional sigue avanzando en la última etapa, al concluir las contrarréplicas de las defensas de los acusados de recibir y distribuir los US$92 millones que entregó en sobornos Odebrecht para lograr la adjudicación de contratos para la construcción y reconstrucción de diferentes obras públicas.

El empresario Ángel Rondón Rijo está acusado en el caso como supuesto cabecilla de la red de sobornos; Víctor Díaz Rúa, exministro de Obras Públicas y exdirector del Instituto Nacional de Aguas Potables y Alcantarillados (Inapa); el abogado Conrado Pittaluga; los exsenadores Tommy Galán y Andrés Bautista y el extitular del Inapa, Juan Roberto Rodríguez Hernández.