La solicitud del imputado se realiza porque supuestamente sus piernas ennegrecían, como consecuencia de dos disparos que le habian propinado en ambas rodillas

SAN PEDRO DE MACORÍS.- El Coordinador de la Defensa Pública en el Depto. Judicial de San Pedro de Macorís condenó la “actuación y la actitud ilegal, insensible e indiferente” con que las autoridades judiciales del Ministerio Público y de la Oficina Judicial de Servicios de Atención Permanente del Distrito Judicial de San Pedro de Macorís, le dieron al caso del imputado Edwin Jiménez Soto, que pidió bajo suplica la suspensión de la vista de medida de coerción para que le atienda un médico.  


La solicitud del imputado se realiza porque supuestamente sus piernas ennegrecían, como consecuencia de dos disparos que le habian propinado en ambas rodillas, y dicho pedimento les fue rechazado por la jueza. El imputado falleció en la cárcel preventiva del Palacio de Justicia de San Pedro de Macorís, supuestamente sin ser llevado a un centro médico.


Según un comunicado emitido por el Departamento Judicial de San Pedro de Macorís, “la cárcel preventiva del palacio de justicia de San Pedro de Macorís, se ha convertido en un antro de hacinamiento e indignidad, no sólo por las condiciones de hacinamiento en la que se encuentra, sino por la cantidad y frecuentes muertes de presos que allí padecen”


El Lic. Edgar Ant. Aquino Mariñez, solicitó a las autoridades de la Procuraduría General de la República y del Poder Judicial, ha que inicie una investigación profunda sobre los disparos en las rodillas y posterior muerte del imputado,  a los fines de que puedan determinar responsabilidades culposas o disciplinarias, que de alguna manera detenga la cadena de muerte de presos que se ha venido suscitando supuestamente en la cárcel preventiva de SPM,


“Resulta, que no bien transcurrieron unos minutos después de finalizada la vista de medida de coerción, y llevan al imputado Edwin Jiménez Soto a la cárcel preventiva de San Pedro de Macorís, cuando este fallece, sin ser llevado al médico” agrega el comunicado.


Aseguran que la muerte del imputado pudo evitarse si al menos el Ministerio Público responsable del caso, hubiese gestionado de manera diligente y oportuna su traslado a algún centro médico, para que le trataran las lesiones de balas en las rodillas.