Tanto las feministas como los representantes de las iglesias evangélicas aspiran a que al rendir el informe de la comisión bicameral deje fuera la propuesta de la reforma del Código Penal.

SANTO DOMINGO.- Feministas y pastores evangélicos condenaron este jueves la propuesta incluida en el proyecto de reforma al Código Penal que establece que la relación sexual no consentida tendrá una pena menor a la sanción de una violación en la que interviene un tercero. Afirman que prevalecer ese tipo de criterio representa un retroceso en la normativa penal en detrimento de la mujer que empuja al país al siglo XIX.

Reducir la pena a la relación sexual no consentida representa una involución en Código Penal donde deben estar garantizados los derechos de la mujer, considera la feminista Desiree del Rosario Sosa, coordinadora del Centro de Estudio de Género de INTEC.

La preocupación también abarca a los representantes de las iglesias evangélicas, quienes entienden que el sexo sin consentimiento no está sujeto a quién o quienes lo cometan.

Sin embargo advierten que la justicia tendrá emplearse a fondo para determinar si se produjo la violación sexual entre las parejas cuando se interponga una querella.

Además a través de las redes sociales expuso su punto de vista el pastor Ezequiel Molina, quien considera que en el debate hay sectores que procuran la destrucción familiar.

Tanto las feministas como los representantes de las iglesias evangélicas aspiran a que al rendir el informe de la comisión bicameral deje fuera la propuesta de la reforma del Código Penal que deberá ser sancionada en el hemiciclo del Senado de la República.