SANTO DOMINGO,República Dominicana.- Un tribunal dominicano dictó condenas de entre 15 y 30 años de prisión para cinco de nueve hombres acusados de asesinar a varias personas por órdenes del supuesto narcotraficante puertorriqueño José David Figueroa Agosto, preso en EE.UU., informaron este domingo fuentes judiciales.

Los condenados a 30 años, la pena máxima en el país, son Winston Antonio Rodríguez Tavárez, José Miguel Rodríguez Almonte y José Aníbal Hidalgo García, según un comunicado de la Fiscalía local.

En tanto, Enrique Rojas Matos fue sentenciado a 20 años y Ricardo Pérez Mateo a 15 años.

Los cinco fueron hallados culpables anoche de pertenecer a una red criminal, dedicada al sicariato, que supuestamente dirigía en el país Figueroa Agosto, quien escapó espectacularmente en septiembre de 2009 de una persecución callejera en Santo Domingo, el mismo día de un decomiso de 4,6 millones de dólares en un vehículo de su propiedad, y del apresamiento de su compañera sentimental, la dominicana Sobeida Félix Morel.

Otros cuatro hombres, también acusados de ejecutar a varias personas por encargo del puertorriqueño, fueron absueltos por insuficiencia de pruebas.

Las muertes, entre ellas, la del coronel José Amado González, cuando regresaba a su casa el 24 de diciembre de 2009 junto a su esposa, Madeline Bernard Peña, quien resultó herida, fueron realizadas tras el desmantelamiento de la banda del boricua.

Otros cinco dominicanos, entre ellas, Félix Morel y Bernard Peña fueron condenadas en septiembre pasado acusadas de lavado de activos y complicidad en la red de drogas que durante diez años dirigió en el país Figueroa Agosto.

El proceso contra Figueroa Agosto, calificado de "complejo" por las autoridades, se destapó en septiembre de 2009 cuando el boricua escapó de las autoridades en medio de una persecución callejera en la capital dominicana.

El puertorriqueño fue capturado en julio de 2010 en la capital puertorriqueña, donde se había escapado de una cárcel de máxima seguridad donde enfrenta penas acumuladas por 200 años.

Horas después del apresamiento del presunto narcotraficante se entregó voluntariamente en Puerto Rico Sobeida Félix Morel, quien posteriormente fue traslada a Santo Domingo.