Además, manifestaron que la clase trabajadora podría exigir nuevos aumentos salariales para poder sostenerse.

Por Jayssi Capellán

SANTO DOMINGO.- Además de la presión que ejercen en la economía nacional las alzas de los precios de los hidrocarburos y otros combustibles, como el carbón, el plan de China para cerrar temporalmente algunas de sus industrias a fin de reducir el consumo de electricidad, amenaza con generar una nueva crisis de suministros de materias primas y de productos terminados a nivel global, provocando una mayor inflación en el país.

 

Para economistas ese escenario internacional podría reflejar aumentos en los precios de la canasta básica y los combustibles en el país.

Aseguraron que para el gobierno será insostenible continuar con el subsidio de los combustibles por lo que en pocas semanas podrían comenzar a reflejar aumentos en sus precios semanales.

 

Dado el impacto que tendrá en el país el cierre temporal de industrias chinas, además los costos de los hidrocarburos, indicaron que no será necesario aplicar una reforma fiscal, ya que la población no soportaría más aumentos que los actuales y los que se proyectan, de acuerdo con la percepción de éstos.

Además, manifestaron que la clase trabajadora podría exigir nuevos aumentos salariales para poder sostenerse.

 

Los economistas proyectan que el impacto internacional continuará afectando económicamente al país lo que resta del año y gran parte del 2022.