Una de las personas que resultó herida en el sector fue el señor Johnny Iván Arias. Mientras se arrepentía de haber salido de su casa para ver qué pasaba con sus vecinos, contó a Noticias SIN cómo recibió un disparo en el pecho y otro en el brazo derecho.

HIGÜEY.- La consternación reina en el barrio 21 de Enero en Higüey por la balacera mortal que dejó sin vida a seis personas y otras seis heridas supuestamente por motivos pasionales y cuyo autor cayó abatido por la policía, quienes registran que el victimario tiene registro en esa entidad por violencia doméstica.

Las manchas de sangre de los heridos en el barrio 21 de Enero todavía están en las calles.

Sus vecinos asombrados aseguran que el victimario, identificado como Anyelo Santana, era una persona afable y tranquila.

Contaron además que antes de escuchar los disparos que dejaron heridos a al menos cuatro personas en la barriada y una sin vida, una discusión se oía dentro de la casa.

Los impactos de balas también llegaron hasta una vivienda.

Una de las personas que resultó herida en el sector fue el señor Johnny Iván Arias. Mientras se arrepentía de haber salido de su casa para ver qué pasaba con sus vecinos, contó a Noticias SIN cómo recibió un disparo en el pecho y otro en el brazo derecho.

Luego de dispararle a su pareja Angélica María Acosta, quien permanece ingresada en el Hospital General de ese municipio, y a sus vecinos, Santana se dirigió a varios kilómetros de su residencia hasta el lugar conocido como la parada de Kinito.

Allí le arrebató la vida a los hermanos Digna y Carlos José Cuevas de 21 y 23 años respectivamente, quienes acudieron a una tienda de celulares en la calle Huascar Tejada, en Higüey, para comprar el regalo del Día de los padres  a su progenitor, de acuerdo con un tío que retiró los cuerpos del Inacif en San Pedro de Macorís.

Otro de los fallecidos en ese mismo lugar fue el joven Ronny Lizandro Peguero, de 34 años, quien se desempeñaba como mecánico en un negocio frente a la tienda de teléfonos y de una barbería donde también Santana le arrebató de un disparo la vida a una persona más e hirió a otras dos.

De acuerdo con la Policía el arma de fuego que tenía el  homicida de 39 años era legal, pero tenía la licencia vencida desde el 2019.

La vocera de esa institución explicó que de acuerdo a las declaraciones de quien fuera la pareja del victimario, llevaban aproximadamente un mes separados, ya que éste supuestamente la celaba de manera constante y que cada vez que llegaba a la casa era objeto maltrato.

Los demás heridos en el trágico incidente son: David Manuel Castro Hernández,  Cecilio Reynoso, Rafael Américo y un menor de 12 años quienes fueron despachados del hospital la noche del sábado ya que sus heridas fueron superficiales.

Las otras personas que perdieron la vida fueron: Ezequiel Pérez y Miguel Ángel Pilier Cedano.

Los cuerpos entregados por el Inacif de San Pedro de Macorís serán velados desde este lunes en las funerarias de sus comunidades en Higüey.