Ramírez mantiene una demanda judicial contra la compañía constructora y la empresa responsable de la instalación del sistema de gas.

SANTO DOMINGO.- Tras un año desde que una explosión de GLP en su casa le dejó quemaduras de gravedad en el 45 por ciento de su cuerpo y severas cicatrices psicológicas, una joven abogada aún reclama que la constructora del inmueble y a la empresa que realizó la instalación de gas se hagan responsables de los daños.

Para Nathaly Ramírez Díaz la felicidad de alcanzar su anhelado sueño de vivir en una casa propia fue efímero. Sólo dos días después de mudarse a su apartamento en el Ensanche Ozama en Santo Domingo Este un estallido cuando encendió una vela aromática la marcó para siempre.

Debido a las quemaduras de segundo grado que sufrió aquel 2 de mayo del 2020, Ramírez estuvo internada en la unidad de cuidados intensivos del hospital Ney Arias Lora. Además de los daños severos en la piel, varios de sus órganos resultaron afectados.

Aquella tragedia ha impedido a esta joven abogada y profesora universitaria desarrollar sus actividades cotidianas, mientras crece la carga de gastos médicos.

Ramírez mantiene una demanda judicial contra la compañía constructora y la empresa responsable de la instalación del sistema de gas, sin que hasta ahora haya tenido una respuesta favorable.

La próxima audiencia está pautada para el 22 de junio a las 9 de la mañana en la Cámara Civil del Tribunal de Primera Instancia del Distrito Nacional donde Nathaly espera recibir una  respuesta de las autoridades.