A un año y cinco meses de la pandemia en el país, por primera vez el personal de primera línea en la lucha contra el Coronavirus siente un alivio de la carga que llevaba en sus hombros.

SANTO DOMINGO.- Con el descenso en la positividad diaria del covid-19 que se ubica este martes en un 6.86  por ciento y la caída en el nivel de ocupación hospitalaria y en UCI, el personal médico de los hospitales públicos toma un respiro en su cargada actividad, mientras las clínicas privadas evalúan volver a reducir las camas destinadas al coronavirus en al menos un 50 por ciento.

A un año y cinco meses de la pandemia en el país, por primera vez el personal de primera línea en la lucha contra el Coronavirus siente un alivio de la carga que llevaba en sus hombros.

A lo largo del último mes, la positividad diaria cayó, al bajar del 17.08 por ciento en el boletín del 2 de julio al 6.86 por ciento este martes.

Ante la reducción de casos positivos y la caída del 45 por ciento de las personas que se realizan pruebas, los hospitales y clínicas también redujeron las camas disponibles para COVID-19.

A principios de julio el 37.34 por ciento de las camas para COVID-19 estaban en uso, mientras este martes la ocupación era de 21.09 por ciento.

Con respecto a las unidades de cuidados intensivos, la ocupación pasó de 54.76 por ciento en julio, a 29.08 por ciento en agosto.

El llamando del personal de salud a la población es a seguir vacunándose contra el Coronavirus y mantener las medidas preventivas a fin de que sigan disminuyendo los casos del virus y continuar con el proceso de desescalada de restricciones.