La senadora Faride Raful manifestó que los funcionarios deben ayudar más al presidente Luis Abinader, disminuyendo lo más posible los beneficios personales.

Por Carolina Oleaga

SANTO DOMINGO.- Ante aumento salarial de algunos funcionarios, que llevó a la renuncia del superintendente de electricidad, el presidente del CONEP, Pedro Brache, dijo que es necesario que el país haga una evaluación sobre la compensación que deben tener esos puestos y compararlos con otros países, mientras que la vicepresidenta Raquel Peña cree que es a los propios funcionarios que se deben interpelar por estas acciones.

Por su parte el vicepresidente ejecutivo de Finjus, Servio Tulio Castaños Guzmán, afirmó que las resoluciones sobre aumento de salario deben ser revisadas, esto a raíz de las declaraciones del Ministerio Administración Pública, donde destacó que el aumento a los funcionarios de la superintendencia fue aprobado durante la pasada gestión.

Sobre el tema también se refirió la vicepresidente a la Asociación de Industrias, Circe Almánzar, quien señaló que esos tipos de funcionarios tienen un paquete salarial especial, debido a que luego de que sale del cargo no pueden ocupar puestos públicos.

Por su parte, la vicepresidenta de la República, Raquel Peña, aseguró que los funcionarios que han realizado estos aumentos son los que deben ser interpelados.

"Cada funcionario tiene su libertad de actuar de acuerdo a como piense, entonces, yo creo que es a cada uno de ellos que se le debe preguntar", respondió Peña a su salida de la rendición de cuentas del presidente de la Cámara de Diputados, ALfredo Pacheco.

En ese orden, la senadora por el Distrito Nacional, Faride Raful, también habló sobre el particular, y manifestó que los funcionarios deben ayudar más al presidente Luis Abinader, disminuyendo lo más posible los beneficios personales.