El expediente destaca al ciudadano Paul Martin Hasbun Saladin, quien fue interrogado por la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (PEPCA), en fecha del dos de mes de julio del año en curso, cuyas declaraciones sirvieron para esclarecer el entramado de corrupción.

SANTO DOMINGO.- La acusación del caso Medusa revela los testigos que contribuyeron para esclarecer los actos de corrupción cometidos por el principal imputado, el exprocurador Jean Alain Rodríguez, en el Plan de Humanización de las Cárceles.

El expediente destaca al ciudadano Paul Martin Hasbun Saladin, quien fue interrogado por la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (PEPCA), en fecha del dos de mes de julio del año en curso, cuyas declaraciones sirvieron para esclarecer el entramado de corrupción.

La acusación establece que el exprocurador Jean Alain Rodríguez recibió RD$163 millones de pesos en efectivo por concepto de sobornos de la empresa Strukturat LTD, de la cual Hasbun Saladin ocupa el puesto de tesorero, resultó adjudicada por RD$1,099,467,813.63 para realizar los movimientos de tierra para la construcción del CCR la Nueva Victoria. Los sobornos equivalen a un 15% del valor contratado.

Estos pagos fueron realizados luego de que la misma firmó el contrato y recibió pagos del Procuraduría, a pesar de no tener experiencia en movimientos de tierra. Los sobornos fueron pagados por Paul Martin Hasbun Saladin representante de la empresa Albertine Works, la cual es accionista de Struckturat, y Enrique Ernesto Bonetti Galván, gerente de Strukturat, quien firmó el contrato con la Procuraduría.

Previo a la adjudicación, el exprocurador sostuvo una reunión donde acordó con Paul Hasbun que les debían dar el 20% del monto que le iban a adjudicar porque le necesitaba el dinero para su proyecto político.

Los sobornos se pagaron en dólares, a requerimiento de Jean Alain. El dinero era transferido desde la cuenta de la empresa Strukturat a la cuenta de la Agencia de Cambio Quezada, y posteriormente recogido por Hipólito Colón, empleado de Strukturat, o el mismo Enrique Bonetti.

El documento indica que el “testimonio del ciudadano Paul Martin Hasbun Saladin, con el cual probamos de su formación profesional, empresas de las cuales es accionista, cuáles son sus vínculos personales y empresarial y financieros con el acusado Jean Alain Rodríguez Sánchez, su función y misión de STRUKTURAT LTD, los montos ganados  en todo lo concerniente al Plan de Humanización, la actuación de esta en el proyecto de construcción, a cuáles empresas se les vinculó dentro de la construcción de la Cárcel La Nueva Victoria, la relación comercial de compra y venta de divisas entre la empresa Strukturat LTD y la Agencia de Cambio Quezada,  finalidad el destino de dichos montos, el proceso de reclutamiento de empresas, pago de sobornos, grupo accor, grupo Antares, serviamed, Tecnicaribe dominicana así como cualquier otro aspecto que sea de utilidad y relevancia para el presente proceso”.