El vehículo en que Valerio Crispin se desplazaba quedó totalmente destruido y su cadáver tendido frente a la parroquia que estaba cerrada al momento del hecho.

SAN CRISTÓBAL.-Momentos de terror se vivieron la madrugada de este lunes en la Urbanización José Francisco Peña Gómez en San Cristóbal, cuando un coronel de la Policía realizó más de 20 disparos e incendiara parcialmente un edificio de apartamentos donde reside su ex pareja.

El oficial posteriormente se quitó la vida en la puerta de una parroquia en el municipio de Haina. 

La serenidad a la madrugada fue abruptamente interrumpida cuando Ramón Fulgencio Valerio Crispín, de 45 años, se presentó a la vivienda de su ex pareja en un edificio de apartamentos y emprendió a tiros sin mediar palabras.

Las evidencias del terror quedaron plasmadas en las paredes del edificio donde además viven otras tres familias, que se vieron atrapadas entre las ráfagas y el humo del incendio caudado por el mismo oficial sin que se conozcan las causas.

Durante el tiroteo, nadie resultó herido, incluso la ex compañera sentimental del oficial, quien aparentemente era el objetivo de la agresión.

Tras cometer el titoteo, el policía emprendió la huida hasta llegar a una parroquia en el municipio de Haina, donde le prendió fuego a su vehículo y posteriormente se quitó la vida de un disparo.

Aun llevaba puesto el uniforme gris de la institución.

La tragedia sorprendió a los familiares del coronel, que lo definieron como un hombre tranquilo que tenía casi 30 años de servicio en la institución.

El cadáver del oficial permaneció en el pavimento hasta pasadas las 8:30 de la mañana cuando fue levantado por miembros del Inacif.