“Esa persona apuntó su arma sobre nosotros y nos vimos en la obligación de repeler”, dijo Lora Báez a través de un audiovisual.

REDACCIÓN.- El teniente coronel de la Policía Nacional que se vistió de sacerdote para

participar en la operación donde terminó muerto un hombre que tenía una familia

secuestrada en Cutuí, aseguró que el hombre apuntó su arma hacia él y tuvo que

repeler.


“Nos

llegó a la mente y nos vestimos de cura, tratamos de convencerlo de que saliera

conmigo que no le iba a pasar nada, pero al la persona decirme que le leyera el

Salmo 91, no me sabía ese salmo”



Dijo

que se sabe muchos salmos, pero ese no se lo sabía, entonces “esa persona

apuntó su arma sobre nosotros y nos vimos en la obligación de repeler”, dijo

Lora Báez a través de un audiovisual.