Entre los cambios que incluye el nuevo proyecto con respecto al anterior están relacionados con la familia y la orientación sexual.

Santo Domingo.- Tras las intensas discusiones y debates que han surgido en torno al nuevo Código Penal que han evitado hasta ahora su aprobación, y que ha empujado a que se tenga incluso que introducir un nuevo texto, hay quienes tienen la interrogante sobre cuál de los proyectos que se han leído será el que conocerán los diputados ante la posibilidad de que la pieza sea dejada sobre la mesa y conocida en la siguiente legislatura.

De acuerdo con Orlando Jorge Villegas, diputado del Partido Revolucionario Moderno, la pieza que se conocerá en la cámara baja será la que fue introducida por Rogelio Genao, del Partido Reformista Social Cristiano, por considerar que es la que más se acerca a las aspiraciones de la mayoría de los legisladores.

El diputado explicó que aunque el otro proyecto (el que fue aprobado por la comisión bicameral) no ha perimido y podría ser conocido, el texto que depositó Genao, posee modificaciones que lograron concitar un consenso en la Cámara de Diputados.

Entre los cambios que incluye el nuevo proyecto con respecto al anterior están relacionados con la familia y la orientación sexual.

El primero establece que la disciplina impuesta por los padres a sus hijos no puede ser considerada como violencia intrafamiliar; mientras que el segundo elimina el agravante en el delito de violación cuando se realiza con la intención de "corregir la orientación sexual" de la víctima.

“Básicamente esos puntos eran la controversia que no dejaban que el código avanzara… y algunos términos de forma, es más bien una técnica legislativa que un cambio de la naturaleza del proyecto…En vez de colocarlos como enmienda se introdujo de nuevo”, explicó.

El texto que se discute trata de sustituir al Código Penal en vigor, que data de 1884, e introduce hasta 69 tipos penales nuevos, entre los que se incluyen algunos relacionados con el feminicidio y la corrupción.

Los últimos intentos de renovar el Código Penal fueron en 2014 y 2016, los que fracasaron debido a la cuestión del aborto, al no incluir las tres causales.