De acuerdo con las informaciones planteadas por el órgano persecutor el señalado Víctor Encarnación y Fernando Crisóstomo, investigado, eran los responsables de localizar los contratos y proceder como intermediarios entre los titulares de los contratos y los contratistas que iban a equipar.

SANTO DOMINGO.- La acusación realizada por el Ministerio Público en contra de los acusados en la Operación Antipulpo afirma que el Ministerio de Hacienda, la Contraloría General de la República y la Dirección General de Presupuesto se conformaron para beneficiar al hermano del expresidente Danilo Medina, Juan Alexis Medina Sánchez.

El documento de más de tres mil páginas indica que  “Junto al ministro de Hacienda, Donald Guerrero, y al director de Presupuesto, Luis Reyes, el contralor general de la República, Daniel Omar Caamaño, y el director de la OISOE, Francisco Pagán se coalicionaron para realizar pagos fraudulentos a Domedical, con el claro objetivo de beneficiar al acusado Juan Alexis Medina Sánchez”.

De acuerdo con la Procuraduría General el Poder Ejecutivo daba las órdenes a las instituciones anteriormente citadas Ejecutivo para certificar los contratos y colocar los fondos para el pago a los suplidores.

De acuerdo con las informaciones planteadas por el órgano persecutor el señalado Víctor Encarnación y Fernando Crisóstomo, investigado, eran los responsables de localizar los contratos y proceder como intermediarios entre los titulares de los contratos y los contratistas que iban a equipar.

En ese tenor, al momento de que notificar la cesión de crédito parcial del contrato el Departamento Legal realizaba las órdenes de cambio para ejecutar dicha cesión de crédito en la localidad y en el hospital que se requería.

“Un caso que describe esta conducta es el contrato para el equipamiento del hospital Luis Morillo King, que fue ejecutado en 10 hospitales, con las órdenes de cambio; de este modo nacía un nuevo contrato, respaldado por el contrato madre cedido”, reza la información.

Un ejemplo citado en el expediente es el contrato para el equipamiento del hospital Luis Morillo King, que fue ejecutado en 10 hospitales, con las órdenes de cambio; de este modo nacía un nuevo contrato, respaldado por el contrato madre cedido, según el Ministerio Público.

La Procuraduría General de la República indica que Francisco Pagán requirió de la Contraloría General y acabado por lo menos un mes de su solicitud el contralor devolvió todos los expedientes; la devolución no se hizo efectiva en la OISOE sino que fue enviada al Ministerio de Hacienda "esos contratos habían sido devueltos porque había que adulterar las fechas, trabajarlo con una modalidad diferente para poder pagarlo, y es en ese contexto que se adulteraron contratos y cubicaciones para pagar por Hacienda".

“Pasado aproximadamente un mes de la solicitud, el contralor devolvió todos los expedientes, pero esa devolución no llegó a la OISOE sino que fue remitida al Ministerio de Hacienda; esos contratos habían sido devueltos porque había que adulterar las fechas, trabajarlo con una modalidad diferente para poder pagarlo, y es en ese contexto que se adulteraron contratos y cubicaciones para pagar por Hacienda”, se indica.