El asesinato de la abogada Anibel González por parte de su antigua pareja Yasmil Oscar Fernández en San Pedro de Macorís, luego de que el agresor había sido liberado mediante un acuerdo auspiciado por la fiscalía, pone en evidencia las incoherencias en las políticas públicas de defensa de la mujer y la falta de seguimiento por parte de las autoridades para proteger a personas víctimas de violencia.

Por Rocío Quiroz

SAN PEDRO DE MACORÍS.- El asesinato de la abogada Anibel González por parte de su antigua pareja Yasmil Oscar Fernández en San Pedro de Macorís, luego de que el agresor había sido liberado mediante un acuerdo auspiciado por la fiscalía, pone en evidencia las incoherencias en las políticas públicas de defensa de la mujer y la falta de seguimiento por parte de las autoridades para proteger a personas víctimas de violencia.