Del grupo a quien las autoridades señalaba como parte de la supuesta estructura criminal el tribunal solo acogió la imposición de prisión preventiva como medida de coerción en contra de Jorge Luis, Ramón Piña, Luis Jiménez, Russbell, Angelo Spartano, quienes tendrán que cumplir doce meses en la cárcel Najayo Hombres (CCR17).

SANTO DOMINGO.- La Oficina de Atención Permanente de San Cristóbal concluyó este viernes la audiencia de medida de coerción en contra de 15 personas vinculadas a la Operación Larva con la cual el Ministerio Público desmanteló una presunta red de lavado de activos provenientes del narcotráfico.

Del grupo a quien las autoridades señala como parte de la supuesta estructura criminal el tribunal solo acogió la imposición de prisión preventiva como medida de coerción en contra de Jorge Luis, Ramón Piña, Luis Jiménez, Russbell, Angelo Spartano, quienes tendrán que cumplir doce meses en la cárcel Najayo Hombres (CCR17).

En ese sentido la solicitud del Ministerio Público solo fue acogida por el tribunal de forma parcial  declarando el caso complejo y rechazando la imposición de los 18 meses de prisión preventiva contra los encartados.

En el caso de Luis Ney Herasme  los jueces impusieron presentación periódica  e impedimento de salida del país, a María Ramona Estrella  se le estableció presentación periódica e impedimento de salida.

Otra implicada es Sarai Herasme Estrella  a quien le impusieron presentación periódica además a Joivel González Cubilete presentación  periódica.

En ese mismo tenor a Elisabeth Spartaro le fue impuesta presentación  periódica, a Santa Fausta Rodríguez  presentación periódica y una multa de 50 mil pesos, James González Cubilete  presentación periódica y garantía económica, impedimento de salida y RD$500 mil fianza mientras que a Miguel Ramón Santos se le impuso  presentación  periódica y RD$500 mil fianza.

El Ministerio Público asegura que los integrantes de la red supuestamente adquirían a través de sus familiares y mediante compañías fantasmas inmuebles de lujo en sectores exclusivos de Santo Domingo, Punta Cana, y Santiago de los Caballeros, además de vehículos de alta gama y armas de fuego de  alto calibre.