SAMANÁ, República Dominicana.- Una 52 familias claman al ministro de Obras Públicas, Víctor Días Rúa, acudir en su auxilio ante la amenaza que representa el río El Coco cada vez que llueve.

Fernando Cuello, Carlos Espinal y Mirope Paredes Espino, tres de los afectados, piden por este medio que el río sea canalizado y en la carretera Sánchez-Samaná se haga una alcantarilla de dos canales, lo que dejaría solucionado el problema que les afecta.

Dijeron que en la provincia no tienen a quien acudir, ya que el alcalde de el municipio y del distrito municipal de Arroyo Barril, Miguel Bezi y Luis Felipe Fermín, respectivamente; el gobernador Wilson Forchues; y el  Senador Prim Pujals, tienen amplios conocimiento del caso desde hace años y no han hecho nada.

Estas familias, unas 52 en total, viven intranquila, ya que temen que las lluvias los sorprenda en horas de la noche y puedan perderse vidas.

Dijeron que no quieren hacer huelgas por lo que se aprestan a visitar varios medios de comunicación en Santo Domingo.