El abogado cuestionó que, pese a que el expediente indica que Rondón sobornó a legisladores para la aprobación de 17 obras, no estén en el banquillo de los acusados quienes presidieron las cámaras legislativas en esos periodos.

SANTO DOMINGO.- La defensa de Ángel Rondón enfiló hoy sus cañones contra el Ministerio Público en el discurso de cierre con el que buscan probar la inocencia de su cliente. Para hacerlo cuestionaron la selectividad con la que supuestamente se seleccionaron los legisladores incluidos en el expediente y cuestionaron la ausencia de tres expresidentes de la Cámara de Diputados.

El abogado cuestionó que, pese a que el expediente indica que Rondón sobornó a legisladores para la aprobación de 17 obras, no estén en el banquillo de los acusados quienes presidieron las cámaras legislativas en esos periodos.

“Aquí no hay ningún diputado, ningún diputado. La pregunta que este tribunal se debe hacer a la hora de retirarse a deliberar con todas las pruebas que tiene (es) ¿cómo sacaron a toda esa gente de ese expediente? ¿Cómo fue la objetividad? ¿Cómo esos tres presidentes del Senado no recibieron soborno en 15 obras y Andrés Bautista sí? Esa es la pregunta del millón que va a tener que contestar este tribunal”, expuso el abogado.

Se refiere a los expresidentes de la Cámara de Diputados Lila Alburquerque, Alfredo Pacheco, Julio César Valentín, Abel Martínez y Lucía Medina, a quienes citó con foto y nombre durante el discurso.

“Ahí están las 17 obras. Ustedes pueden notar, honorables magistradas, que de esos cinco presidentes de la Cámara de Diputados, para ellos saciar la ansia de sangre y de circo de la sociedad de cero corrupción y cero impunidad, como el discurso que se planteó aquí al principio el Ministerio Público, incluyeron dos presidentes de la Cámara de Diputados (Alfredo Pacheco y Julio César Valentín) y dejaron tres como dejaron tres del Senado”.

Finalmente dijo que “a la única conclusión que este tribunal puede llegar es a que eso es una investigación manipulada y sesgada y falsa para engañar a la sociedad”.