Motoristas que se disponían a buscar sus motocicletas retenidas con al menos un mes, se quejaron, ya que según ellos las autoridades juegan al cansancio para que dejen sus motores perdidos.

Por Sandy Cuevas

SANTO DOMINGO.- Tras la destitución de la directora del canódromo por la agresión al Defensor del Pueblo, el propio ombudsman emprende una investigación de las denuncias de irregularidades en el manejo de automóviles y motores en ese centro de retención vehícular.

Mientras que este martes decenas de motoristas se quejaron, ya que sus motores tienen hasta dos semanas detenidos sin justificación.

Ante el atropello que recibieron parte del equipo de la defensoría del pueblo y miembros de la prensa, Pablo Ulloa calificó como una vergüenza la actitud de las autoridades actuantes.

Al no descartar que volverían a visitar el local en otra ocasión, el Defensor Del Pueblo precisó que llevará el caso hasta las últimas consecuencias para que los responsables de la acción aclaren ante los tribunales la opresión.

“Las inspecciones continuarán, las fiscalizaciones no se anuncian se ejecutan y esa es la parte que en el artículo 3 de la ley parece que no lo leyeron”, manifestó Ulloa.

Ulloa indicó que desde que tomó posesión han recibido cientos de denuncias de ciudadanos que les retienen sus motocicletas y mientras son depositadas en el canódromo han sido desmanteladas.

En tanto, motoristas que se disponían a buscar sus motocicletas retenidas con al menos un mes, se quejaron, ya que según ellos las autoridades juegan al cansancio para que dejen sus motores perdidos.

El equipo de Noticias SIN intento entrar a las instalaciones del canódromo en busca de reacción del nuevo encargado del local y no fue posible.