Colmaderos, banqueras y amas de casas dicen que ya no saben si temer más en los mismos delincuentes que los asaltan que en la misma Policía, ya que los agentes se hacen de la vista gorda cuando ponen alguna denuncia.

Por Sandy Cuevas

SANTO DOMINGO.- Mientras el gobierno lleva a cabo una reforma policial con el propósito de enfrentar la delincuencia y, supuestamente, regular la institución del orden, comerciantes y amas de casas indicaron que confian cada día menos en la entidad, por lo que salir a las calles cada vez se les torna más complicado, ya que no saben si llegarán por sus propios pies a sus residencias o serán asaltados.

La trágica muerte de la arquitecta Leslie Rosado a manos de un agente de la Policía Nacional, ha rebosado la copa en la población dominicana por lo que piden con impotencia que se haga lo que se tenga que hacer para evitar que policías continúen cometiendo atropellos a la ciudadanía.

Colmaderos, banqueras y amas de casas dicen que ya no saben si temer más en los mismos delincuentes que los asaltan que en la misma Policía, ya que los agentes se hacen de la vista gorda cuando ponen alguna denuncia.

Por otro lado, los comerciantes de la calle San Antón, en Herrera, donde el pasado domingo dos hombres abordo de una motocicleta le quitaron la vida a Carlos Eduardo Ventura Guzmán de 29 años para despojarlo de su celular y una cartera, indicaron que están cerrando sus comercios ante de que caiga la noche debido a la alta ola de delincuencia que los arropa.

Familiares del joven piden a las autoridades dar con el paradero de los desaprensivos que cometieron el hecho donde el joven perdió la vida.