A todo esto se le suman los tapones, que según explican, se vuelven interminables y les impiden llegar a tiempo a sus destinos.

Por Oliver Balbuena

SANTO DOMINGO NORTE.- Al asegurar que el mal estado de la carretera Yamasá y los frecuentes charcos que se generan en ella han provocado diversos accidentes mortales, sin que las autoridades la reparen, los comerciantes de Punta de Villa Mella aseguran que el deterioro de la vía ha derrumbado sus ventas.

Para Omar de la Cruz, un motoconcho en Punta de Villa Mella que diario debe lidiar con lo que califica con un caos vial, la falta de mantenimiento de la vía le recuerda el dolor de haber perdido hace apena un mes a su sobrino en un accidente de tránsito mientras se desplazaba por la ruta.

Según los residentes de esta comunidad, las muertes en accidentes viales en esta ruta son frecuentes.

Para los choferes del transporte colectivo, los hoyos y las fracturas en el pavimento representan obstáculos que deben sortear diariamente, pero también un reto económico por el deterioro que sufren los vehículos debido a las zanjas y acumulación de agua cuando llueve.

A todo esto se le suman los tapones, que según explican, se vuelven interminables y les impiden llegar a tiempo a sus destinos.

Los residentes de esta comunidad señalan que debido al pésimo estado de la carretera y los charcos que se producen en la misma, que indican duran días para desaparecer, han aumentado los mosquitos y por consecuencia los casos de dengue.

El comercio es otro afectado por el deterioro de la carretera. Delvin Cáceres, un propietario de un autoadorno, teme que su negocio se vaya a la quiebra porque una zanja impide a clientes llegar hasta su local.

Los residentes de Punta de Villa Mella aseguran que las autoridades no han mostrado interés en resolver el problema que les afecta hace varios meses y hacen un llamado al Presidente Luis Abinader para la reparación de esta vía principal.