El padre del menor se presentó al hospital Doctor Antonio Yapor Heded a vacunarlo y le suministraron media dosis más de la que requería.

MARÍA TRINIDAD SÁNCHEZ.- Un bebé de un mes de nacido murió a causa de una supuesta mala práctica a manos de una enfermera en el centro de vacunación del hospital Doctor Antonio Yapor Heded, ubicado en Nagua, provincia María Trinidad Sánchez.

Según denuncia de los familiares, el padre del recién nacido, identificado como Anety Jiménez, se presentó al centro a inocular al infante con la vacuna del primer mes, pero, a la enfermera que estaba a cargo de suministrarle la dosis se le cayó la jeringa con la mitad del líquido y procedió a buscar otra jeringa con la vacuna completa y se la aplicó nuevamente al menor.

De este modo, según las declaraciones, el menor recibió media dosis extra de la que en realidad requería.