Según estas personas, más de 300 familias son impedidas de trabajar en la franja de los 60 metros de la playa, por lo que exigen acciones urgentes en favor de estos trabajadores.

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- La Comisión Nacional de los Derechos Humanos y la Asociación de Vendedores Buhoneros Artesanales de la zona costera de la provincia La Altagracia, acudieron este lunes al Palacio Nacional para demandar el cese de la persecución, maltratos y el cobro de peajes que supuestamente realiza Cestur en el Polo turístico de Bávaro, Punta Cana y Cabeza de Toro.

Según estas personas, más de 300 familias son impedidas de trabajar en la franja de los 60 metros de la playa, por lo que exigen acciones urgentes en favor de estos trabajadores.

Denuncian que el cobro de cuotas y peajes hacienden a miles de dólares semanales, razón por la que acudieron a los tribunales del país.