Aseguró que dichas disposiciones atentaron contra la imagen institucional y los derechos humanos.

Santo Domingo.- Pese al avance que ha tenido el país en términos de democracia e institucionalidad durante los meses de Gobierno del presidente Luis Abinader y el Partido Revolucionario Moderno, habrá una acción que generará por siempre “una gran sombra” en esa gestión.

Así lo aseguró la antropóloga Tahira Vargas, al condenar la forma en que el Gobierno quebrantó la institucionalidad al violar las normas que impiden deportar a mujeres embarazadas, sin importar su situación migratoria en el país.

“En la institucionalidad hubo un quiebre en la migración de las embarazadas haitianas y menos desde un hospital y se supone que tu debe responder a las normas establecidas y eso es una gran sombra para este gobierno”, afirmó al ser entrevistada en el programa El Despertador.

Indicó que dichas disposiciones atentaron contra la imagen institucional del Gobierno y contra los derechos humanos, porque no solo se trató de hacer cumplir las leyes migratorias, sino también, al valor y respeto de los derechos de las personas.

Sin embargo, el sociólogo Cándido Mercedes, valoró positivamente el Gobierno de Abinader, en el 2021, gracias a la decencia e institucionalidad que le ha devuelto al Estado dominicano, cuyo esfuerzo fue fruto de la voluntad política de quienes conforman el tren gubernamental.

“La mayor cuota de legitimidad de este gobierno está en el Ministerio Público independiente, nunca antes en la historia habíamos arribado a tolerancia cero a la corrupción e impunidad y eso se evidencia en las múltiples investigaciones abiertas y 16 funcionarios destituidos”, apuntó Mercedes.

Explicó que el país por muchos años estuvo en una “recesión política y democrática”, en los que los niveles de confianza disminuyeron considerablemente, lo que empañó la gestión pasada hasta su salida del poder.

“La confianza en la democracia en solo un año ha subido de 38 a 50 puntos”, dijo Mercedes.