Dijo que entendió la actitud del paciente, “porque yo creo que hubiera hecho lo mismo si veo a mi madre con falta de oxígeno que se está muriendo sin haber las respuestas”.

SANTO DOMINGO.- En la Clínica Cruz Jiminián, la desesperación del hijo de una paciente de COVID-19 que necesitaba internamiento, casi provoca una tragedia.

El hombre sacó un arma y amenazó con matar a todo el mundo si no le conseguían cama a su madre. Es esa desesperación que arropa en estos momentos por el rebrote que resulta en que clínicas y hospitales estén operando a capacidad.

Por el caso, el doctor Antonio Cruz Jiminián habló a Noticias SIN al respeto, diciendo que “él me dijo, si no me atienden a mi madre aquí, los voy a matar a toditos aunque yo también tenga que matarme y yo le con­testé pues mira, empieza a matar ahora, porque no hay camas vacías, aquí ni en ningún lado”.

Dijo que entendió la actitud del paciente, “porque yo creo que hubiera hecho lo mismo si veo a mi madre con falta de oxígeno que se está muriendo sin haber las respuestas”.

Explicó que ese fue el producto de la desesperación que le produjo el hecho de haber visitado numerosos centros de salud de la capital con su madre y le rebotaran en cada uno, por la falta de espacio y equipos.

Aseguró que Salud Pública mandó a buscar la paciente y se ingresó, “y ya está bien la paciente porque yo le doy seguimiento”.

El doctor Cruz Jiminián dice que lo que pasan los médicos no es fácil y que a diario llegan situaciones complicadas.

“Señores ustedes no saben lo que los médicos estamos viviendo, no lo saben. Cada paciente que muere en nuestras manos quisiéramos que fuéramos nosotros”, expresó.

El médico dijo que lo más difícil que pasa es tener que decirle que no a los pacientes, ya que de una forma u otra están comprometidos con todo.

Según explicó el galeno, si en una semana el pico de COVID-19  se mantiene, hay que tomar medidas más drásticas de las que se han tomado.