Los moradores piden una intervención definitiva para solucionar las inundaciones provocadas por la cañada.

SANTO DOMINGO.- La desesperación se apoderó de los residentes en la cañada de Guajimía debido al temor de que, ante las lluvias de este fin de semana, el agua vuelva a penetrar a sus viviendas y arrastre una vez más sus carros y motocicletas.

Algunos residentes afirman que en la temporada de lluvia no pueden conciliar el sueño, pues cuando la cañada sube temen por sus vidas.

Los cúmulos de basura llenan la calle, provocando que se tapen los desagües, por lo que piden la urgente intervención del gobierno central para resolver la situación.

Camiones recolectores de desperdicios y una pala mecánica recogieron una buena cantidad de desechos, pero no fue suficiente para evitar que el agua alcanzara las viviendas.

Otra situación que preocupa a estos comunitarios es que cuando el afluente se desborda, ellos quedan expuestos a enfermedades provocadas por la contaminación.

Apenas el 23 de febrero el presidente Abinader puso en marcha la construcción de la segunda fase del saneamiento de la cañada de Guajimía, que con un presupuesto de 50 millones de dólares incluye la construcción de 384 apartamentos.

La dirección del COE sugiere a la población seguir los lineamientos y orientaciones de los organismos de protección civil.