La idea de no poder abrazar a su madre y demás mujeres de sus familias como medidas preventivas antes la pandemia que afecta desde hace meses al país genera melancolía en algunos residentes del Gran Santo Domingo.

SANTO DOMINGO.-La celebración del día de las madres este domingo generó tristeza entre en algunos residentes del Gran Santo Domingo, debido a que por las medidas sanitarias no pudieron realizar las tradicionales reuniones familiares u organizar almuerzos en restaurantes.

La idea de no poder abrazar a las madres generó melancolía en algunos residentes del Gran Santo Domingo.

Para Julio Acevedo, una de las cosas más tristes de la cuarentena ha sido no poder ver a su madre durante semanas y ahora no poder abrazarla.

Para madres como Isabel Manzueta, quien trabaja en la preparación de regalos, la celebración comenzó desde temprano con sorpresas de sus hijos de 11 y ocho años.

Todas estas personas recordaron como fue la celebración del año pasado, por lo que aseguraron harán todo lo posible por compartir con sus familiares mientras mantienen la prudencia.

Las calles de diversos sectores de la capital lucían calmadas y con poco desplazamientos de personas y vehículos esta mañana.

La mayoría de las personas que se encontraban en las calles portaban artículos de protección.