De ser la piedra angular de la producción, los trabajadores se han convertido en el blanco de la pandemia en el ámbito económico, afirman sindicalistas.

SANTO DOMINGO.- El impacto económico de la pandemia en el ámbito laboral preocupa a gremialistas, quienes en el Día del Trabajado lamentan que miles de empleados formales estén suspendidos, sobre todo aquellos cuyos empleadores no se han suscrito al programa FASE, que ahora en su segundo desembolso alcanzó a más de medio millón de trabajadores.

Al menos otros 200 mil empleados suspendido no han recibido salarios subsidiados.

De ser la piedra angular de la producción, los trabajadores se han convertido en el blanco de la pandemia en el ámbito económico, afirman sindicalistas.

Otro aspecto que aseguran les preocupa es el futuro incierto de los obreros, partiendo de que cuando concluya el periodo máximo de 90 días de suspensión laboral, no existe certeza de que las empresas estén en condiciones económicas para volver a emplearlos.

Hasta este viernes, de acuerdo con el ministro de Trabajo, Winston Santos, los sectores más afectados por las suspensiones laborales son construcción, hotelería y Mipymes.

Sobre el programa FASE, el ministerio de Hacienda precisa que en el pago de la segunda quincena de abril, con un desembolso de 2,347 millones de pesos, cerca de 600 mil trabajadores fueron beneficiados.

Eso significa que más de 200 mil cesantes aún no reciben salarios subsidiados.

Hacienda detalla que en el primer ciclo del programa alrededor de 44 mil empleados de construcción fueron acogidos y otros 23,900 que tenían errores en sus datos personales y números de cuentas bancarias.

FASE ETAPA II

Desembolso de Hacienda            RD$2,347 M

Trabajadores beneficiados           592,201

FASE ETAPA I

Sector Construcción             44,021

Otros                                        23,930

Actualmente los sectores económicos integrados a la modalidad FASE son las manufacturas y las micro, pequeñas y medianas empresas.

En otro orden, sindicalistas sostienen que dependiendo la evolución de la pandemia, los asalariados podrían necesitar una ayuda adicional.