Autoridades dominico-haitiana durante la reunión.

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- El embajador de la Unión Europea (UE) en Santo Domingo, Alberto Navarro, reconoció este miércoles a Efe que el diálogo entre República Dominicana y Haití es "muy frágil", aunque con la ayuda internacional se encamina hacia una "fase importantísima" de consolidación.

Navarro es uno de los representantes de la UE que participa como observador de las rondas de negociaciones que mantienen los dos países de la isla La Española, junto a Venezuela y la Comunidad del Caribe (Caricom).

El diplomático expresó que la última reunión que mantuvieron delegaciones de alto nivel de ambos países en la ciudad dominicana de Jimaní (suroeste) "salió muy bien (y) se firmaron muchos acuerdos", al tiempo que destacó la participación del sector privado en ese proceso.

Los empresarios se han reunido en cuatro ocasiones y, de hecho, en Jimaní se comprometieron a crear un Consejo Económico binacional, que colaborará con los dos gobiernos en la elaboración de políticas públicas sobre comercio y competitividad para fomentar las inversiones y fortalecer el intercambio de bienes y servicios.

Asimismo, los líderes de la iniciativa privada decidieron la creación de un fondo de inversiones conjunto que servirá de instrumento financiero binacional, y tienen 60 días desde la reunión de Jimaní para presentarlo.

Según explicó Navarro en entrevista con Efe, el diálogo está en una fase de inicio y "nosotros (la UE) somos unos observadores activos" para apoyar y alimentar el proceso.

El embajador anunció que se pondrá en marcha un Observatorio Universitario binacional, con seis universidades dominicanas y dos haitianas, y que contará con una ayuda de medio millón de euros para dos años con el fin de estudiar y alimentar ese proceso binacional.

"Si esto sigue adelante, a nosotros nos gustaría incluso hacer un programa de intercambios de universitarios y profesores (...) para animarles a que sigan adelante", manifestó.

Además, señaló, que desde la Unión Europea se ha animado a los gobiernos de República Dominicana y Haití a que pidan su asistencia técnica para la gestión integral de la frontera.

La UE también ha propuesto a los dos países caribeños que firmen un acuerdo de protección recíproca de inversiones (APRI).

Navarro indicó que el diálogo también está funcionando bien por la "excelente relación" entre el primer ministro haitiano, Laurent Lamothe, y el ministro de la Presidencia de República Dominicana, Gustavo Montalvo.

Ambos países avanzan en un diálogo con el respaldo de la UE para abordar diversos asuntos, incluidos el migratario y el comercial, en un año en que se cumplen cinco lustros del ingreso de República Dominicana y Haití en el grupo de países ACP (naciones de África, Caribe y Pacífico), que disfrutan de relaciones privilegiadas con la Unión Europea.

El diplomático recordó que República Dominicana, por ejemplo, recibirá del Fondo Europeo de Desarrollo (FED) más de 41.000 millones de dólares en ayuda para el periodo 2014-2020.

El país recibe en torno a unos 68,4 millones de dólares no reembolsables cada año, según Navarro, lo que hace que la UE sea de lejos el mayor donante de ayuda no reembolsable a la nación caribeña.

Para este período, la ayuda a República Dominicana se destinará a la reforma del Estado y a la creación de empleos a través de las Pymes y de la cualificación profesional, destacó el diplomático.

La Unión Europea es el segundo socio comercial de República Dominicana, por detrás de EE.UU, y también el segundo inversor, señaló Navarro.