SANTIAGO, República Dominicana.- Cuatro hombres que fueron acusados por el Ministerio Público de Santiago de cometer los delitos de asociación de malhechores y robo con violencia en perjuicio de un ciudadano residente en el municipio de San José de las Matas, fueron sentenciados en sumatoria a 43 años de prisión.

Se trata de Jeury Uceta Vargas, quien fue condenado a 15 años de prisión; Leonardo de Jesús Torres Torres, alias El Charro, y Guarionex Armando De La Rosa Liriano, ambos sentenciados a 10 años, mientras que Edwin Ramón Durán Cruz deberá cumplir una pena de ocho años de reclusión.

La decisión fue adoptada por los jueces del Tercer Tribunal Colegiado, luego que acogieran la petición hecha por la Procuraduría Fiscal de Santiago, que encabeza la magistrada Luisa Liranzo, al ponderar y validar las pruebas aportadas.

Los imputados fueron acusados del robo agravado del que fue víctima el ciudadano Alejandro Antonio Rosario, quien en fecha 12 del mes de julio del 2013, mientras se encontraba en su residencia ubicada en la comunidad de Barrio Lindo, junto a su esposa y una empleada doméstica, fueron amordazados por los procesados, quienes bajo amenaza de muerte lo despojaron de sus pertenencias.

El Ministerio Público(MP) estableció en la acusación que mientras el procesado Jeury Uceta Vargas amenazaba con el arma de fuego tipo revolver que portaba a las víctimas, el imputado Edwin Ramón Durán Cruz sustraía de la habitación principal varias joyas, dinero en efectivo, perfumes, relojes y otros artículos propiedad de las víctimas.

Expuso que una vez los procesados Uceta Vargas y Durán Cruz  habían empacado las pertenencias sustraídas, dejaron a las víctimas amordazadas y emprendieron la huida en el vehículo marca Acura, de color blanco, en el que les esperaban los acusados Leonardo de Jesús Torres Torres y Guarionex Armando De La Rosa Liriano.

El caso fue debidamente investigado por el representante del Ministerio Público, Sócrates Inoa, y el equipo de la Dirección Central de Investigaciones Criminales (DICRIM), y el Departamento de Persecución de Delitos contra la Propiedad de la Procuraduría Fiscal de Santiago, lo que dio con el apresamiento y posterior sometimiento a la justicia de los hoy condenados