Mientras que la policía judicial haitiana asegura que trabaja en la identificación de los autores intelectuales del magnicidio.

Por Héctor de la Cruz

SANTO DOMINGO.- Este sábado trascendió un mensaje de audio de dos minutos y veinte segundos publicado en la cuenta oficial de Twitter de  la primera dama haitiana Martine Moise en donde afirma que está viva gracias a Dios y atribuye el ataque armado a mercenarios vinculando  el  crimen con el deseo de su esposo de celebrar un referéndum.

Mientras que a través de la misma red social, el portavoz del Gobierno haitiano,  anunció la llegada de una unidad especial de la policía colombiana de investigación criminal.

Tras realizar  su primera declaración luego de haber sido herida el siete de julio en un atentado que acabó con la vida de su esposo el presidente Jovenel Moise en su residencia privada.

En tanto que, de acuerdo a una publicación de la revista colombiana  Semana, el jefe de seguridad del presidente Moise, Dimitri Hérard, quien supuestamente sería sospechoso de participar en la trama para matar al mandatario, visitó esa nación, días antes de que los exmilitares llegaran a Haití.

Hérard quien ha sido llamado para ser interrogado los días  13 y el 14 de julio, señala la revista, en una investigación que busca conocer su conexión con Colombia y Ecuador.

Según La Semana, el jefe de seguridad de Moise viajó en varias ocasiones hacia Ecuador con escala en Bogotá, Colombia, siendo la última ocasión el pasado 22 de mayo.

Hérard, además, es un personaje que despierta suspicacias y polémicas. De acuerdo a un estudio del Centro de Investigaciones Económicas y Políticas asegura que el presidente Moïse no confiaba en su jefe de seguridad, pues estaba al tanto de que Estados Unidos le tenía los ojos puestos.

De acuerdo con este centro de pensamiento, funcionarios norteamericanos habían viajado a Puerto Príncipe para recoger información que involucraría a Hérard con un lucrativo negocio de tráfico de armas. El documento también señala que Hérard tenía una pésima relación con el director de la Policía, León Charles.

El fiscal Bedford Claude, quien hoy investiga a Hérard, ha dejado claro que le provoca mucha suspicacia su papel. “No vi a ninguna víctima policial excepto al presidente y su esposa. Si eres responsable de la seguridad del presidente, ¿dónde estabas? ¿Qué hiciste para evitarle este destino al presidente?”, dijo a medios de comunicación.

Según el funcionario judicial la crueldad que vivió Moïse antes de ser asesinado refleja que nadie estuvo allí para impedir su destino. Fue torturado y le fracturaron una pierna y un brazo.

Según medios internacionales un portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos confirmó que el gobierno haitiano había solicitado asistencia en seguridad e investigación.  Por lo  que, seguían en contacto regular con funcionarios del referido país para discutir cómo podrían ayudar. Sin embargo,  otro funcionario de la administración estadounidense dijo que “no estaba planeado en esta etapa que Estados Unidos brinde asistencia militar”.

El diario estadounidense The New York Times publicó que el ministro responsable de las elecciones Mathias Pierre, dijo que el país ya enfrenta un gran problema con los “terroristas urbanos” que podrían aprovechar la oportunidad para atacar infraestructuras claves en el país mientras la policía se concentra en su persecución.

“El grupo que financió a los mercenarios quiere causar estragos en el país. Abordar las reservas de gas y el aeropuerto podría ser parte del plan”, dijo Pierre a The New York Times.

Por el hecho permanecen detenidos 17 colombianos y dos estadounidenses de origen haitiano. Mientras que la policía judicial haitiana asegura que trabaja en la identificación de los autores intelectuales del magnicidio.