La matanza de estos animales supondría una pérdida de 10,500 millones de pesos para el país, según dijo el diputado por Montecristi.

SANTO DOMINGO.- Ante la presencia de fiebre porcina detectada en cerdos de Montecristi y Sánchez Ramírez, el diputado Rafael Abel propuso que se eliminen a todos los puercos del país para acabar con el mal por el que Estados Unidos ya prohibió la entrada a su territorio de esa carne proveniente de República Dominicana.

La matanza de estos animales supondría una pérdida de 10,500 millones de pesos para el país, según dijo el diputado por Montecristi.

“Esta terrible enfermedad no tiene ningún tipo de vacuna y que lo único que procede es la erradicación general en el país de todos los cerdos. Aunque no estén enfermos, para eliminar la enfermedad hay que erradicarlos todos. Eso mismo se hizo en el año 1978 siendo presidente don Antonio Guzmán Fernández”, dijo en el hemiciclo.

Más de 23 mil productores de cerdos están siendo afectados en el país por la peste porcina africana cuya existencia fue confirmada por el departamento de diagnóstico de enfermedades de los Estados Unidos, luego de analizar las muestra recolectadas de la especie animal en República Dominicana, informó este jueves la Asociación Nacional de Agropecuarios.

Hasta el momento no ha sido indentificada la vía por donde entró la enfermedad que solo ataca a los cerdos y no hay vacunas para combatir la fiebre porcina que según los veterinarios se propaga con mucha facilidad y es letal, pero no afecta a los humanos.

"En cuanto al tema de los Estados Unidos hay que nosotros somos el primer y único país en América que tiene fiebre porcina africana y eso implica que por nuestra pocisión geográfica estamos poniendo en riesgo la producción de cerdo en América, significa que más de 300 millones de cerdos están en peligro", dijo.

Sigfredo Díaz, presidente del Colegio de Veterinarios, dijo que la positividad de la enfermedad se ha detectado en Dajabón, Montecristi, Cotuí y Bayaguana por lo que sugirió a las autoridades de Agricultura prestar atención a la situación que podría salirse de las manos.