NEW YORK, Naciones Unidas.- El Director General de Migración advirtió que la República Dominicana no puede admitir bajo ningún concepto las imputaciones de racismo contra la comunidad haitiana que constantemente hacen grupos de ONGS contra el gobierno y el pueblo dominicano.

José Ricardo Taveras Blanco señaló que el racismo, no solo está sancionado por la constitución y las leyes dominicanas, sino que no se anida en la cultura del pueblo y mucho menos se asume como política del Estado.

Al intervenir en la reunión anual del Comisionado de los Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Taveras Blanco subrayó que no todo cuanto se dice suele ser cierto y advirtió que muchas de las cosas que se dicen provienen de algunos sectores que suelen manipular informaciones.

Alertó sobre el cuidado con que la comunidad internacional debe recibir los datos y la necesidad de confirmarlos, toda vez que la actuación de las autoridades dominicanas son un mentís a todo cuanto se dice para la estigmatización de nuestra imagen como nación.

Taveras Blanco observó que no se puede sacar del contexto la evaluación de los avances de la sociedad dominicana en el respeto de los derechos civiles y políticos, poniendo el país a pagar cara su vecindad con la nación más pobre del hemisferio occidental, sin recordar que las penurias haitianas no son solo un drama para los haitianos y sus vecinos, sino para toda la humanidad.

Recordó que es completamente normal que una economía pobre en sí misma, pero robusta frente la depauperada y lamentable situación de la economía haitiana, atraiga un proceso de migración irregular que el mundo debe respetar que aspiremos a ordenar.

En el marco de la reunión el director de migración destacó las políticas de documentación de trabajadores migrantes que auspicia la Dirección General de Migración, concertando acuerdos con el sector privado para el financiamiento de la documentación de sus obreros e impulsando la aplicación del Reglamento y la Ley General de Migración, dando facilidades para la regularización del estatus migratorio de miles de trabajadores, en el marco de un plan gradual de regularización del mercado laboral a las prescripciones legales.

“Esto permitirá que esos trabajadores migrantes pasen a cotizar y gozar de los beneficios del sistema de seguridad social, dignificando esa migración,” concluyó diciendo Taveras Blanco