El uso de mascarillas, medida que se mantiene vigente de forma obligatoria,  era casi nulo entre sus moradores, quienes realizaban sus tareas cotidianas como si el Covid ya no existiera.

SANTO DOMINGO.- Mientras el proceso de vacunación continuaba lento este domingo en los centros del Gran Santo Domingo, las medidas de prevención para evitar los contagios del coronavirus se observan menos frecuentes entre ciudadanos de diversos sectores, a medida que el toque de queda está más relajado.

El uso de mascarillas, medida que se mantiene vigente de forma obligatoria, era casi nulo entre sus moradores, quienes realizaban sus tareas cotidianas como si el Covid-19 ya no existiera.

La situación no es exclusiva de ese sector; Francis Medrano, residente en Cristo Rey,  cuenta que en esa barriada el distanciamiento social, considerado  indispensable para  detener el avance de la pandemia, es cosa del pasado.

Pero mientras algunos sectores de la población parecen haber perdido el temor a los contagios, como paradojas, el flujo de personas en los centros de vacunación sigue bajo, pese a que todavía poco más de un millón de vacunados espera por la segunda dosis para completar el proceso, según las cifras de las autoridades sanitarias.

A la fecha, en el país se han aplicado poco más de 10 millones de vacunas, de las cuales alrededor de 4 millones 200 mil personas ya han completado el proceso.

Mientras, este domingo, las autoridades sanitarias reportaron un total de 362 nuevos contagios de Covid-19 en las últimas horas, sin ningún deceso.

El informe indica que 14,624 personas permanecen con el virus activo.

Aunque hasta ahora las autoridades no han confirmado la presencia de la peligrosa variante delta en el país, se han detectado al menos otras 10 nuevas variaciones del virus, incluyendo algunas de preocupación como la Alpha de Reino Unido y la Gamma de Brasil.