Representantes de los diversos sectores del comercio organizado de Santiago, incluidas unos 250 pequeños distribuidores de celulares, piden al gobierno que incluya a sus afiliados en los programas de asistencia e insisten en la necesidad de que les permitan reabrir sus negocios.

Por Luis Manuel Báez

SANTIAGO.- Representantes de los diversos sectores del comercio organizado de Santiago, incluidas unos 250 pequeños distribuidores de celulares, piden al gobierno que incluya a sus afiliados en los programas de asistencia e insisten en la necesidad de que les permitan reabrir sus negocios.