Francisco indicó que existen muchas más cosas que hacer y que el presidente Luis Abinader debería concentrarse en una segunda ola de reforma que busque una justicia más rentable y eficiente a la actual.

SANTO DOMINGO.- El exprocurador de la República, Francisco Domínguez Brito consideró que la creación de un nuevo Ministerio de Justicia no es más que ampliar la burocracia, la nómina y se presta a debilitar los parámetros y coherencia que deben existir dentro del sistema de justicia.

Expresó el jurisconsulto que el esquema de la justicia dominicana proviene de una gran influencia del sistema norteamericano. De igual manera expresó que la figura del procurador general de la República sigue una línea en ese mismo sentido y realmente no hace falta un Ministerio de Justicia.

Francisco Domínguez plantea que lo que sí sería oportuno hacer es crear las bases desde el punto de vista financiero y presupuestario para que el sistema penitenciario y el Instituto Nacional de Ciencias Forenses (INACIF) dispongan de una mayor descentralización de la administración que lleva a cabo la Procuraduría General de la República.

“Crear un ministerio de justicia solo para manejar prisiones y el INACIF sería simplemente crear puestos públicos adicionales sin sentido. La creación de este nuevo ministerio es un invento, esto nos aleja aún más de la tradición jurídica de la República Dominicana logrando que el sistema sea un sistema de parches que conjugan y que mezclan sistemas judiciales de origen español, con otros orígenes haciendo de esto "arroz con mango".

Francisco indicó que existen muchas más cosas que hacer y que el presidente Luis Abinader debería concentrarse en una segunda ola de reforma que busque una justicia más rentable y eficiente a la actual. Establece que los plazos, las moras judiciales y el nivel de presos preventivos son realmente alarmantes y enfatizó que está creación de un nuevo ministerio corresponde a "un paño con pasta" en el sistema de justicia “El sistema de justicia necesita una reformulación total sobre todo de cara a abaratar y lograr mayor eficiencia en los servicios a la ciudadanía”.

"En vez de hablar de Ministerio de Justicia deberíamos pensar en cómo analizar y debatir una justicia más eficaz y con capacidad de respuesta, así como más económica para la ciudadanía y fortalecer las carreras del ministerio público y del poder judicial a los fines de que también nos permita tener actores con mayor responsabilidad ante sus funciones, qué es lo que espera la ciudadanía”, finalizó.