SANTO DOMINGO.- Quién iba a pensar que las inquietudes del ingeniero civil y de caminos Octavio Acevedo, expresadas hace ya 82 años y orientadas a hermosear la panorámica contigua a lo que fuera el tramo inicial de nuestro Malecón capitalino conocido como Paseo Presidente Billini -que corría desde la 19 de Marzo hasta la Espaillat y cuyo nombre e importancia histórica han sido relegados al olvido por las autoridades municipales y turísticas-, mantendrían plena vigencia hoy día.

Justo cuando Santo Domingo aspira convertirse en destino acogedor de parte de los más de 5 millones de visitantes que nos llegan anualmente.

Gracias a Wesolowski y sus incursiones furtivas en las inmediaciones del Monumento a Fray Antón de Montesinos que el gobierno mexicano de López Portillo donara generoso a la ciudad de Santo Domingo durante la gestión de Jorge Blanco, el mundo ha podido apreciar el estado ruinoso de nuestro paseo marino, catapultado por las cadenas europeas y norteamericanas como CNN. Proyectado como el Malecón de Wesolowski.